El “bohochic” de Paulita Errazuriz suma elegancia y delicadeza

Paulita Errazuriz ha vuelto a sorprender con la presentación de su segunda colección. Aunque la joven diseñadora vive en Barcelona ha vuelto a escoger su ciudad natal, Santiago de Chile,  para presentar nuevo trabajo. La música clásica y las notas de piano de su hermano han inspirado la creatividad de la diseñadora. La presentación ha venido repleta de prendas con tejidos suaves y brillos elegantes. “He hecho un cambio rotundo del estilo playero y relajado para centrarme ahora en algo más serio y delicado”, afirma Errazuriz. Las creaciones mezclan muchos estilos: se mueve entre lo bohemio y étnico, su debilidad son los colores, y sobretodo los detalles románticos barrocos: Sus diseños vienen cargados de apliques y bordados. ¡Y como no … esto nos encanta!

¡Bienvenidos a Velvet Butterfly!

En un entorno muy íntimo, casi familiar, Paulita Errazuriz, ha mostrado en exclusiva la primera colección de invierno: “Nunca me imaginé que me iba a gustar tanto presentar una colección otoño-invierno”, nos explica la diseñadora, enamorada permanentemente del verano. Errazuriz ha dejado atrás el estilo más playero de la primera colección para centrarse ahora en unas creaciones más delicadas, y más elegantes. Para conseguirlo ha escogido modelos maquilladas en tonos granates, con las caras escondidas bajo unas máscaras con plumas que simulan las alas de las mariposas y que recuerdan un estilo puramente veneciano. La peluquería ha sido muy cuidada y fiel a su estilo ‘bohochic’ con trenzas recogidas. Así ha presentado al público su colección ‘Velvet Butterfly’, que ha venido cargada de lujo, terciopelo y mariposas.

El colorido siempre va con Errazuriz y para esta ocasión ha elegido colores más otoñales: Hemos visto prendas de naranja terracota, granate, fucsia, verde y como no, el negro, un clásico de las fiestas nocturnas chilenas.

Atracción por los bordados, las aplicaciones y el oro envejecido

Sin duda, a Paulita Errazuriz le encantan los complementos singulares que hacen que sus diseños sean particulares. A parte de hacer una pequeña producción de cada modelo, Errazuriz decora las prendas con bordados y aplicaciones exclusivas hechas a mano. Su adn también son transparencias que las consigue con encajes finísimos de chantilly, además de utilizar sedas salvajes bordadas, el chifón, las organzas y los tafetanes. Hay detalles que marcan la diferencia: Para resaltar el talle en la cintura utiliza unas cintas de rafia de oro envejecido con un aplique bordado metálico a mano. ¡Qué buen gusto!

Otra de las sorpresas de la nueva colección ha sido la incorporación de algunos diseños infantiles. Hemos visto faldas y caftanes bordados para los más peques. ¡Cómo nos gusta trabajar con Paulita!
Diseños para una mujer con “ganas de brillar”

“Las mujeres que imagino que llevan mis prendas son distinguidas por una elegancia deslumbrante y mujeres seguras con ganas de brillar con su presencia única y especial”, explica Errazuriz. Está claro que la creatividad de Paulita no tiene fin y después de ‘Velvet Butterfly’ ya tiene planes en marcha. Nos confirma que quiere centrarse en el diseño de una colección de novias y que piensa abrir una boutique en Ibiza el verano que viene. ¡Esto es tener las cosas claras!